Antecedentes

enero 9, 2014

Acceso a agua potable y saneamiento básico

Según el censo poblacional y habitacional realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en el año 2002, para el país se estableció que el servicio de agua (potable o no) correspondía a una cobertura del 74%. En la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida (ENCOVI) realizada en el 2006 se estableció que la cobertura de  servicio de agua alcanzó un 78 % de la población. Además el INE (2002) estableció que la cobertura de agua para áreas rurales de Guatemala correspondía a al 53% de dicha población, en contraste a la cobertura en el área urbana que alcanzó un 80% de su población. Con relación a la cobertura de saneamiento, el censo realizado en el año 2002 estableció, a nivel rural, una cobertura del 17% y a nivel urbano del 77%. A su vez se indica que solo el 36% de la cobertura de saneamiento contaban con conexiones a redes de drenaje.

En cuanto a la calidad del servicio (Samper Rodríguez, 2008), estimó que solo el 15% del agua abastecida es desinfectada previamente de acuerdo a los parámetros que exige la norma nacional, además indica que el 25% de los municipios cuenta con algún sistema de desinfección y se desconoce su funcionamiento. Otra fuente de información indica que el 74% de los hogares lleva a cabo algún tipo de tratamiento al agua que consume o directamente compra “agua purificada” (Foster y Araujo, 2004). En cuanto a la continuidad del servicio el 80% de los sistemas opera intermitentemente entre 6 y 12 horas al día.

En el año 2007, el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social estableció que cinco de las primeras veinte causas de morbilidad general pueden responder a enfermedades de transmisión hídrica (diarrea aguda, parasitismo intestinal, amebiasis intestinal, dengue clásico, malaria clínica y malaria confirmada). Otras fuentes establecen que en Guatemala, de las diez primeras causas de morbilidad el 50% están relacionadas con el agua y el saneamiento. Para el país la mortalidad infantil corresponde al 48,3 por mil nacidos vivos, correspondiendo el 30% de las causas a las enfermedades diarreicas; la desnutrición crónica infantil es del 45% y la inseguridad alimentaria afectan principalmente donde hay carencias de agua y saneamiento de calidad, convergiendo de nuevo en el área rural, pobre e indígena; es además la mujer a quién se delega la responsabilidad de abastecer de agua al hogar. En las áreas rurales donde no hay un buen acceso a agua, esta tarea puede representar hasta 5-6 horas al día de trasporte del liquido actividad que realizan principalmente niñas, niños y mujeres, lo que repercute en ampliar más las horas de trabajo en el hogar, limitando sus oportunidades de desarrollo. Este patrón se perpetúa en las niñas, al asignárseles esta función desde pequeñas, que provoca bajo rendimiento y  deserción escolar.

Situación sectorial Nacional

A nivel institucional, el sector en Guatemala se caracteriza por la ausencia de un organismo rector que asuma el liderazgo, ordenamiento y coordinación del “sector agua” a nivel nacional, de ello derivan las principales problemáticas del país:

  1. Dispersión de competencias y  actuaciones en el marco institucional (19 instituciones);
  2. Falta de definición de la legislación existente en cuanto al uso eficiente y eficaz de los recursos destinados al sector;
  3. Falta de programas de desarrollo integral para reducir el déficit actual de cobertura y calidad de los servicios;
  4. Dispersión, insuficiencia, baja confiabilidad y falta de sistematización de la información;
  5. Recursos humanos del sector limitados en número y capacidades.

A nivel local la designación de competencias es clara y define al municipio (Código Municipal) como responsable de la prestación de los servicios de agua potable y saneamiento y además poseen competencias para formular e institucionalizar políticas públicas, normativas y planes de desarrollo urbano y rural. Sin embargo, los gobiernos locales tienen numerosas debilidades, entre las cuales se puede mencionar:

  1. Carecen de recursos económico;
  2. No cuentan con personal calificado en las áreas administrativas, técnicas y financieras;
  3. La administración, operación y mantenimiento de los sistemas de agua potable y saneamiento son precarios y deficitarios.

 

Situación Local

El 26 de diciembre de 2008, según la disposición adicional de la sexagésima primera de la LEY 51/2007 de Presupuestos Generales del Estado para el año 2008 del Gobierno de España, se crea el Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento, dentro de la política de Cooperación para el Desarrollo, designando al Instituto de Crédito Oficial como agente financiero del mismo. El 16 de mayo de 2008, se crea la Oficina del Fondo de Cooperación para Agua y Saneamiento encargada de la gestión y seguimiento de dicho fondo. De esta forma el Concejo de Ministros Español, en su reunión del 30 de octubre de 2009, autoriza la concesión de una aportación para la cofinanciación del Programa/Proyecto denominado “Mejora de la cobertura y gestión de los servicios de agua potable y saneamiento en comunidades rurales indígenas de la Mancomunidad Tzolojya, del departamento de Sololá, cuenca norte del Lago de Atitlán”.

Paralelo a estos procesos, en el Plan de Desarrollo Municipal de Sololá (SEGEPLAN, 2010) se indica que la cobertura de agua en el municipio es del 89 %, cobertura mencionada en términos de la infraestructura existente que no cumple con las calidades de servicio de agua para consumo humano. Con relación a la disposición de excretas se indica que en el área rural la cobertura es del 74%, de los cuales el 58% se encuentra en malas condiciones. En el tema de manejo de aguas residuales se indica que el área urbana, incluyendo la colonia María Tecún, el 90% de la población cuenta con drenaje, pero solo el 75% de los
desechos líquidos tienen algún tratamiento, sin embargo la infraestructura está en proceso de deterioro y es un riesgo a corto plazo; con relación al tema a nivel rural se establece que la cobertura de disposición de aguas residuales en el área rural es de 7.12 %, de los cuales el 68 % se encuentra en malas condiciones.

Tomando en cuenta la desactualización y vacíos de información existentes, en el año 2011 la Mancomunidad Tzolojya realizó un proceso de actualización de información general sobre agua potable y saneamiento en 146 centros poblados de los municipios asociados a la mancomunidad, con el fin de hacer un proceso de priorización de comunidades. Posterior a ello en el año 2013, la Mancomunidad Tzolojya, efectúa 7 estudios de prefactibilidad para proyectos de agua potable y saneamiento en las siguientes comunidades del municipio de Sololá: 1. Colonia Bethel del caserío El Triunfo, Pujujil II; 2. Caserío Las Trampas del cantón Pujujil III; 3. Caserío Los Morales del cantón El Tablón (en este estudio se integra un sector del caserío Chuacruz del cantón Pujujil I); 4. Caserío San Juan de la aldea Pixabaj; 5. Caserío Santa Rosa del cantón Xajaxac; 6. Caserío Xalamá de la aldea Pixabaj; 7. Sector La Cumbre del caserío Chuimanzana, cantón El Tablón; siendo necesario para estos proyectos desarrollar el respectivo estudio de factibilidad para completar la fase de preinversión.

Dichos estudios deberán tomar en cuenta las alternativas seleccionadas en la etapa de prefactibilidad bajo los criterios sociales, legales, técnicos, ambientales y financieros cumpliendo con el Reglamento Operativo del Programa, además del marco legal y normativo nacional aplicable. Para este proceso es necesario considerar la Guía Metodológica Formulación y evaluación de proyectos de agua potable y saneamiento del Sistema Nacional de Inversión Pública (SNIP) de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia (SEGEPLAN).

Categorizado en: ,